Google+ cambia su política sobre los nombres de usuarios

Hace unas semanas, se desató una polémica entre los usuarios de Google+, porque numerosos perfiles fueron suspendidos por el simple hecho de contar con un apodo como nombre de usuario. Lejos de ceder con dicha política, que también es aplicada por Facebook con ciertos matices, Google anunció cambios en la misma. Y hay buenas y malas noticias para los infractores.

Hasta ahora, cuando una persona no se identificaba con su nombre real y la compañia detectaba esta anormalidad, su cuenta de la red social era suspendida automáticamente. Si bien se solicitaba algún tipo de documentación o hipervínculo que permitiera justificar la identidad, un gran problema fue que cayeron justos por pecadores. Google reconoció esto, por lo cual añadió más información para alertar sobre esta norma.

Así, se introdujo lo que fue denominado una actualización de las políticas, donde lo positivo es que ya no hay suspensiones automáticas. Simplemente, se otorga un plazo de gracia de cuatro días, para que quienes se encuentren en falta efectuen las correcciones pertinentes.

El tema es que esto no termina aquí, porque los que no cumplan con dicho pedido, serán expulsados de la red social sin posibilidad de apelar la medida. Sin perjuicio de ello, podrán descargar todos los contenidos a su ordenador, utilizando la herramienta Google Takeout. La justificación de esta decisión es que la idea de Google+ es reflejar las mismas conexiones que tenemos en nuestra vida real.

Aunque las reglas ahora están más claras, queda el debate de fondo: ¿es realmente necesario que Google nos exija utilizar nuestro nombre verdadero? Muchas veces, un apodo puede ser la forma más común de llamar a alguien dentro de un grupo de amigos, logrando la representación más fiel de la realidad que busca Google+. Pero por otra parte, ingresar un nombre real puede ser peligroso en países donde existen serios conflictos políticos o sociales.

Además, debemos tener en cuenta que una norma tan estricta que no admite apelaciones, obliga a que la compañía cuente con un sistema que esté exento de errores, algo que no siempre es sencillo cuando se trata de nombres. Por estos motivos, quizás sea necesario revisar una vez más las sanciones, para evitar inconvenientes. ¿Qué opinan ustedes?

Por Sebastián Herrera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *