Irán bloquea el acceso a Google mientras se prepara para lanzar su propia red

Estas han sido las palabras de Abdolsamad Khoramabadi, funcionario iraní encargado de la censura online y los delitos informáticos. El gobierno está bloqueando el acceso a Google y Gmail como reacción a la polémica película que arremete contra Mahoma y que ha provocado protestas por todo el mundo.

Un nota en la que el gobierno no ha dado más indicaciones sobre si el filtrado sería temporal o permanente. Khoramabadi afirmó que la decisión fue tomada después de que las autoridades iraníes presionaran para filtrar los sitios debido a los enlaces que existían sobre el filme.

Desde The Young Journalists Club, una agencia de noticias afiliada al gobierno, se dice que la medida es una respuesta a la negativa de Google y YouTube a eliminar Innocence of Muslims de sus servicios.

Tras el anuncio hace unas horas, el diario The Guardian se en contacto con ciudadanos que afirmaban que aún podían acceder a Google. Otros en cambio confirmaban que no podían acceder a sus cuentas de Gmail ya que algunos proveedores parecían haber bloqueado el servicio. Un ciudadano que pidió no ser identificado aseguró al medio que:

Apenas hace tres horas todavía era capaz de acceder a mi cuenta de Gmail, pero ahora no puedo abrirla.

Una noticia que coincide en el tiempo con los planes del gobierno para poner en marcha la fase final de su propia red nacional de Internet, una propuesta destinada a sustituir la actual World Wide Web por una propia de acuerdo a las directrices de las autoridades. Sin ir más lejos, Ali-Hakim-Javadi, ministro de tecnología, afirmaba este fin de semana que:

En los últimos días todos los organismo gubernamentales y sus oficinas se han conectado a la red nacional.

Un proyecto al que se teme que actúe como filtro y censure todo aquello que no comulgue con el gobierno. Desde Teherán en cambio se afirma que esta red está destinada a asegurar la información militar, banca y cualquier dato sensible al mundo exterior.

Según cuenta el diario, un experto en TI cercano al proyecto aseguró que la idea surgió por el miedo a un ataque cibernético como el del gusano Stuxnet. Una forma de proteger los datos sensibles desde la WWW.

Sea como fuere, el reciente filtro a Google y sus servicios ya ha tenido una rápida respuesta entre los ciudadanos a través de las redes sociales. Tanto Twitter como Facebook han servido en las últimas horas como plataforma de protesta ante el movimiento.

Y es que actualmente el país es uno de los países más censurados en el mundo online. Irán ocupa actualmente el cuarto puesto en la lista de países que más filtran detrás de Eritrea, Corea del Norte y Siria. Alrededor de 5 millones de sitios web donde el acceso desde el país es imposible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *