Seis motivos por los que Firefox 6 debe mejorar

El pasado fin de semana se lanzaba Firefox 6, la siguiente iteración en cuanto a versiones del popular navegador web de Mozilla. En Bitelia os contábamos algunas de sus novedades, y en ALT1040 podíamos leer un interesante artículo con 6 razones para usarlo.

Sin embargo, tras unos días de uso y pruebas, no puedo decir que esté completamente satisfecho. Firefox por supuesto ha mejorado con esta versión 6, pero aún le faltan algunos detalles por pulir.

1. Falta de cambios importantes
Si Mozilla se empeña en seguir lanzando por todo lo alto las nuevas versiones de su navegador, los usuarios deberían ver mejoras y cambios importantes, y éste Firefox 6 cuenta con muy pocos. Éstos se resumen básicamente en algunos pequeños cambios de interfaz, inapreciables para la mayoría de usuarios, y a un gestor de permisos en el que podemos elegir qué información compartir con otros sitios.

En cambio, parece que Firefox 7 sí que tendrá un cambio que podría suponer una gran mejora con respecto a versiones anteriores.

2. Arranque lento
El arranque sigue siendo algo más lento que en varios de sus competidores. Si bien es cierto que se ha mejorado incluso en esto, aún no podemos disfrutar de manera inmediata del navegador, algo que por ejemplo Chrome hace muy bien. Diréis que esto no es realmente importante, y tenéis razón, pero si nos ponemos tiquismiquis, un navegador web es una herramienta que en muchas ocasiones cerraremos completamente para más tarde volver a abrir. Y es que hoy en día un altísimo porcentaje de nuestra actividad con el ordenador se desarrolla a través del navegador.

3. Consumo de recursos
Al igual que la velocidad, se ha mejorado el consumo de recursos, pero no hasta el punto que se había prometido. Firerox sigue siendo un navegador bastante pesado, y lo será al menos hasta la siguiente versión.

Firefox 7 promete arreglar el problema, y hará un uso de memoria mucho más reducido y una mejor utilización de los recursos del sistema que prometen dejar este más liberado de cara a utilizar otras aplicaciones de forma más fluida.

4. Cuelgues y cierres inesperados
Parece ser que Firefox 6 sigue sin ser del todo compatible con algunas tarjetas gráficas del mercado, y puede provocar cierres inesperados de la aplicación que nos dejarán con cara de tontos cuando estemos navegando determinadas páginas web.

Además, algunos usuarios han reportado cuelgues cuando se encontraban detrás de un firewall, algo que no pasaba en la versión anterior.

5. Barra de pestañas
La barra de pestañas puede dar lugar a confusión en algunas ocasiones.

Cuando tenemos muchas páginas abiertas, y siempre dependiendo de la resolución o el tamaño de la ventana que estemos utilizando, las pestañas pueden quedar ocultas por alguno de los extremos, y pese a contar con las flechas de scroll éstas pueden pasar completamente desapercibidas, haciendo que intentemos cargar de nuevo las mismas páginas.

Otros navegadores solucionan este problema haciendo que los bordes no puedan coincidir con los límites o directamente presentando todas las pestañas, estrechando el espacio del que estas disponen dependiendo del número de páginas que tengamos abiertas.

6. Extensiones incompatibles
Las extensiones son uno de los mayores alicientes de Firefox, que fue el primero que las popularizó. Gracias a ellas podemos ampliar las funcionalidades del navegador, y en muchos casos personalizar la interfaz o incluso la forma en la que se muestran las páginas.

Lamentablemente, gran parte de las extensiones que venía utilizando hasta ahora ya no es compatible. Con algunas bastaba con forzar dicha compatibilidad, pero otras han dejado de funcionar, dejándo a sus usuarios tirados y volviéndose locos por buscar alternativas. Si el navegador no ha cambiado tanto, ¿por qué ya no puedo utilizar las extensiones que si funcionaban en Firefox 5?

Pese a nombrar estos puntos, Firefox es una de las mejores opciones de cara a utilizar una herramienta que nos permita navegar la web sin que nos falte de nada, aunque da la sensación de que desde que apareció Chrome y la competencia con otros navegadores, incluyendo éste, se hizo más dura, Mozilla no ha sabido devolverle el puesto de líder, algo que tuvo durante algunos años.

La sensación para alguien que viene utilizando Firefox desde sus primeras versiones es que el navegador ha crecido demasiado, añadiendo por supuesto funcionalidades pero también dejando una sensación de pesadez en el sistema que nos hace pensar si éstas realmente compensan.

Aún así, que se haya acelerado el ciclo de desarrollo supone no sólo que tendremos más actualizaciones en menos tiempo, algo que es bueno para ir mejorando el producto, sino que Mozilla ha pasado a lanzar las nuevas características sin importar realmente en que versión nos encontramos. Esto ya pasa con Chrome, y tal vez, siguiendo los pasos de los de Mountain View, la fundación debería plantearse el denominar a su herramienta estrella simplemente Firefox, y quitarle el número de major version, ya que éstas nuevas versiones no deberían ser tan difetentes entre sí y no incluyen tantas novedades como antaño. Luego, quien quiera mirar la letra pequeña está en su derecho, pero, ¿realmente podemos diferenciar tanto la versión 5 de la 6, o la 6 de la 7?

Por Randal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *